La mansión-monasterio de los masones

El compás y la escuadra son el symbol más renoção de los masones.  Photo: Santiago Bonilla.
El compás y la escuadra son el symbol más renoção de los masones. Photo: Santiago Bonilla.

La idea de escribir sobre esto nació hace un tiempo viendo ‘Cóndores no entierran todos los días’, que relata el origen del periodo que conocémos como La Violencia, en la que, para mi relativa sorpresa apareció el apelativo masón.

In this context, the mason word is strongly associated with the Liberal Party, but in its original meaning it evokes dark rituals or luciferian witchcraft that have as their objective the disturbance of the Christian faith. Es la versión moderna de las herejías medievales, con sus sortilegios, maldiciones y ceremonias. Los masones fueron condenados y persegidos por la Iglesia, pero proviniendo de la élite y, en la grand majority de los casos, con actividades pensadas alrededor de ella, el clero no consiguió exterminarlos.

El origen europeo de la organización me evoked paisajes y contextos allende los mares y por eso, cierta extrañeza cuando, reiteradamente, masón era la forma despectiva que tenián los conservadores de referirse a los liberales, asociados en el imaginario colombiano a posiciones de avanzada respecto al férreo catolicismo del establishment y la sociedad en su conjunto.

A masón era todo aquel que se deviaba de la morality established por la fuerte asociación entre el catolicismo y el naciente Estado colombiano, que tenía como goal la educación y por still, la civilization, de seres inferiores e infantiles – sobre todo negros, indígenas y mujeres – que de acuerdo con su perspectiva, se veían sumidos en la más inmunda barbarie. En consequencia, buscaba establizadoras norms pensadas para corregir a dichas poblaciones y en su ceguera, catalogaría cualquier behavior diferente de masonería, asociándola a contactos con fuerzas diabólicas.

Pero masón también remit a la filiación de grand parte de la élite neogranadina, y luego colombiana -bogotana, payanesa, cartagenera-, a una sociedad secreta que influenció a las gentes letradadas de estas latitudes con el ideario liberal y deísta propio de los liberales bourgeoises European. Entonces, el termino tiene una doble acepción. Mason, el que proviene de la élite liberal-bourgeoisie, pero también es masón el deviado, y ambos en contradicción con el pensamiento hegemónico del catolicismo: El masón es doblemente trasgresor.

Aunque hoy en Colombia la masonería ha pasado a un segundo e incluso tercer plano, en su época fue importante y su fantasma jugó un papel simbólico destacado, como queda manifesto en el filme que ofrece testimonial del uso cotidiano del termo.

Lejos de la versión conspiracista y paranoica que inventó la Iglesia y tenía vigor en los años 50, cuando se ambiente la película, y pensando más en el segundo significado que en el primero, entemendos a la masonería como un escenario de élite que conserva, a pesar de su ideario, los privilegios y rangos de antaño, sin que por ello se condenen su actividad philantrópica o creencias.

Desde la calle 19, en el centro de Bogotá, se pueden ver dos gigantescas señales que, sin dejar de ser ostentosas, se confunde en el paisaje capitalino. Al repair en ellas nos encontraremos con el compás y la escuadra, unconfusable symbol de los masones y ambos se ven cencerados por una pared que serve como walla, una corasa que separa a la mansion del afuera, offering a quien pasa al frente suyo un aire mínimo, camaleonicamente fundido.

Its location is dark without being mysterious, austere without being poor or simple, lacking all pomposity but very elegant, adapting to the times, today it functions as a museum that offers guided visits to groups of up to five people and is open to the public .

The Kopp Dávila mansion, which is located in the center of Bogotá, on carrera 5 con 17, was built in 1923, at the request of Leo Kopp, a German who founded the brewery Bavaria and his wife Olga Dávila, who followed her death. second wedding with former president Alfonso López Pumarejo.

Fachada exterior de la mansion Kopp, obsérvese el muro que al traspasar la muralla, la protege de miradas indiscretas.  Photo: Santiago Bonilla.
Fachada exterior de la mansion Kopp, obsérvese el muro que al traspasar la muralla, la protege de miradas indiscretas. Photo: Santiago Bonilla.

Con dos plantas que se semejan a la separación occidental entre lo public y lo privado –en el primer piso se atendía a las visitas, en el segundo estaban las habitaciones– la casa se ergue imponente detrás de una immensa pared que hinderi la vista para el regular transeúnte, su estilo es afrancesado, cuenta con un amplio jardín y un restaurante.

Tras pertenecer a la descentencia de la family, la morada del antiguo cervecero was bequeathed to la Gran Logia Masonica de Colombia en 1988 y desde ese entonces, it functions as the main meeting center of the members of this “secret society”.

Sus muros han cogido a personages de importanta principal en la vida Colombiana, politicos, successosos empresarios, public funcionadores y members de los más altos estratos de la buena sociedad, observar su historia es imbuirse en una maraña de apellidos y abolengos que remiten antepasados ​​o illustrious families like Samper, Pombo, Echandía and Holguín. Genealogías que rastrean el origen y contactos sociales de esa élite cuasi aristocratic, sumamente colonial y que se daba aires de nobleza, insertada estoicamente en la mitad de una Bogotá que ignora sus convenciones pero no rompe las cadenas que le atan a ellas. Camarillas enteras que, parapetadas en sus privilegios, ejercía de librepensadoras en un escenario ajeno al mundo y al tiempo, y en el que el contexto del país tropical y tercermundista, y el soterrado o manifesto catolicismo pasaban a segundo plano alredador de la fraternidad en la idea de Arquitecto del Universo. Un intramural deísmo, casi conventual. La sede de los masones es una mansion-monasterio.

A pesar de su magnificencia, yace olvidada para el grand público y su phantasmal presencia manifesta la cadencia del papel simbólico de los masones, aún en la élite colombiana, que se diluye para ser un testimonio de un periodo que se se pretendió immutable pero se transformó dejándolos de lado Evoca la sombra del cachaco de ruana y corbata que sucumbe ante una nueva consciencia de la diversity, del costeño con pretensiones de español, que en maculado traje blanco malvive en compañía de sinfín de mixturas raciales, todas abominables a sus ojos, entre el zambo y el criollo; del terrateniente esclavista que en el antiguo Cauca lega su apellido a las personas de su propiedad mientras reniega de los cimarrones y los libertos.

La masonería es una antigualla decimonónica que se rezaga frente a los tiempos modernos. Una organización que se repliega a la esfera privada, manteniendozo immutable, sobreviviendo como parte de la riqueza que characterizada al centro de la ciudad.

Pero los ecos de ese period casi muerto no son ethereos y están presentes en nuestra sociedad de estratos. Sobreviven adaptándos a los changes but with a conscience of superiority, que nunca defallece y permanena aún ante el mestizaje, los cambios tecnológicos y la immediatez de todo en el contexto de un siglo XXI con estructuras de pensamiento que pertenecen al siglo XIX.

Apart from the pretension of exclusivity, which embodies the masonry, the Kopp-Dávila mansion inserted into the urban landscape of the center and adorned, with its European aesthetics, the diversity that this sector gives, the symbolic importance of the value of Bogotá today. Su discreción contrasta con los attributes de casa señorial y ante el trasloco fortuito o planado de las élites Bogotanas y nacionales desde alli hacia el norte y la Sabana. Su callado testimonio nos ofrece un tickete a un pasado menos remoto, pero desconocido. Se include, desde su posición privilegiada, en un sitio que por su lugar en el imaginario del Bogotano, riñe con ella. La mansion no convive, resiste.

BEFORE VOLVER AL MAP THE HAGUE CLIC THERE

FOLLOW THE LEGEND:

Santa Clara, de mansión parisina a restaurante en la cima de Monserrate
Del comercio al arte: los sótanos de la Avenida Jiménez y la Bogotá underground
Estación de la Sabana: la puerta de oro de Bogotá que se desdibujó sin los trenes

Leave a Reply

Your email address will not be published.