Si no estás bien, no puedes construir un mundo mejor

May 26, 2018 was a black day in the history of Amnesty International. One of his employees, Gaëtan Mootoo, 65 years old, quit his life at the office in Paris. Dejó una carta en la que apuntaba como causas la gran presión de trabajo y la falta de apoyo de sus jefes.

Unas semanas después, un becario de la oficina de Ginebra, Roz McGregor, de 28 años, también se suicidó. Su familia dijo que la organización no le apoyó con la ansiedad aguda que sufríaaccording to ‘The Guardian’.

Unos meses más tarde, tomaba el lidagoza de la ONG un nuevo secretary general, el Southafricano Kumi Naidoo. Se puso como objetivo remontar esta situación, que claramente resaltaba problemas estructurales a nivel de cultura interna con respecto a la salud mental. Además, tenía su trabajo regular, con actions de protección de los derechos humanos a nivel global, con una alta carga traumática.

Naidoo spoke about his experience at the Wellbeing Summit For Social Change (Congreso de Bienestar para el Cambio Social), celebrated in Bilbao at the beginning of June. Delante de 1,000 assistants, abrió su corazón. En vez de standar lo que muchos describen como una gran gestioni de una compleja tesitura, admittedió que él felló en algo fundamental: cuidarse a sí mismo.

“Subestimé por completo el efecto que estaba teniendo en mi (…) Trabajaba 20 horas al día y tenía un perpetuo deficit de sueño”, Naidoo said. “Estaba siendo un irresponsible, política y socialmente“.

A finales de 2019, Naidoo dejó ese puesto que muchos consideran tan succesoso y empezó “un proceso de sanación”. Desde aprender cómo usar la respiración or la meditation para calmar el sistema nervosa hasta trabajar sobre traumas del pasado, incluido el suicidio de su propia madre.

Nunca más estaré embarrassed o pediré perdón por cuidar de mi propio bienestar“, I confessed. “La lucha por un mundo más justo es una marathon, not un sprint”.

Ponte la maskarilla de oxygene antes de asistir a otros

Naidoo no fue el único en abrirse a un nivel tan personal encima del escenario. En los three days que duró el congresso, tens of leaders of the world of activism, cambio social o que muueven themes de interés público demonstrated que ya no se pueden tener discursos solo sobre ideas, sin incorporat nuestros retos como seres humanos. Jay Coen Gilbert, the co-founder of the B Corp movement, which bets on companies that create a positive impact on society, recognized: “You have to slow down before starting to grow.”

Una de las historias más repetidas: yo luchaba por mi causa y me dejé la salud en el camino. Yo misma conozco esta cantinela bien, a mí me pasó. Me dejé la piel realizing investigative periodísticas que hicieron historia, como los Papeles de Panamá, y en el camino perdí un ovario, se me descuadró la tiroides y tuve síndrome del trabajador quemado.

En los aviones nos dicen: “Póngase su maskarilla de oxygeni primero, antes de ponérsela a los demás”. However, en las professiones ‘passionales’, donde se lucha por sociale injusticias por construir un mundo mejor, es muy normal olvidarse de ese principio tan básico, de cuidarnos. Los expertos call it ‘síndrome del humano dador’ (in English, ‘human giver syndrome’).

La neurociencia y el bienestar

Vivimos tiempos complecos, en donde estamos siendo retados a muchos levels. Only if we care, we can change society for the better and not damage the planet more. Esa es la máxima de este primer Wellbeing Summit, que intentó normalizar la importancia del cuidado del individuo, no como algo egoísta, sino por el bien de la sociedad.

The psychologist and psychiatrist Ricard Davidson, una eminencia en el mundo de la neurociencia, explained what his research has demonstrated that his los cuatro pilares fundamentales de una mente saludable:

  • Estar presente (Conscience)
  • Sentirse conectado (connection)
  • ser curioso (understanding)
  • Maintain motivation (propositon)
Richard Davidson’s presentation image.

En muchas de las soluciones propuestas, se repetía que parar, pausar este mundo acelerado, es clave. La doctora Sara King resumía con una bella y simple frase: “Los tiempos son urgentes, permitámonos decelerar”.

Perhaps one of the most disruptive questions of this congress is the introduction of art as a fundamental component. No solo había musical actuations entre charlas, sino que parte de la experiencia consistía en disfrutar de arte, instalaciones y conciertos a lo largo de los three días. El arte como herramienta para la transformationa y sanación interior, así como para awakening la creativati.

Instalación ‘Spark’ (Chispa), que jugaba con burbujas de jabón y luces, como alternativa a los fuegos artificiales. (Cortesía/Wellbeing Summit)

I am enough

La música también se usó para transmitar mensajes. Desde un coro de góspel que cantaba con un expresidiario hasta una canción que a mí me tocó hondo. Se nos suele valorar por lo que hacemos, no por lo que somos. En esa carrera, parece que nunca es suficiente. ‘I am enough’ (Soy suficiente) te recuerda que eres fantástico así como eres. No siempre hay que estar demostrando.

Esta canción resume para mí el espíritu de lo ocurrido en la conference y que es algo que me repito mucho ultimamente. Puede que a ti también te serva. Tenemos mucho por hacer, sí, pero quizás ya hay bastante camino recorrido con estar presente y ser.

If you want to receive regular recommendations on how to have a healthy relationship with technology, work and care for your mental health, you can subscribe for free to the Telegram channel of the “Tecnosaludables” blog: https://t.me/tecnosaludables

May 26, 2018 was a black day in the history of Amnesty International. One of his employees, Gaëtan Mootoo, 65 years old, quit his life at the office in Paris. Dejó una carta en la que apuntaba como causas la gran presión de trabajo y la falta de apoyo de sus jefes.

Leave a Reply

Your email address will not be published.