Ven pero no miran – SinEmbargo MX

Donald Trump se rió, este sábado, de Alemania. Nadie, salvo Fox News, cubrió su conference en Turning Point Acción, una organización fundada por el extremista de derechas Charlie Kirk. Es difícil dar cobertura periodística a alguien como Trump (o al mismo Kirk), porque sus discursos son contra el establishment, contra los migrants, contra la prensa, contra México (ya está empezando) y contra derechos acquisidos en años de movilización social. Por eso, salvo alguna prensa identificada con la derecha blanca, pocos ponen atención a sus palabras.

Trump, quien es subito en estos días a audiencias públicas por su papel en el asalto al Capitolio después de las elecciones, suele decir ciertas verdades que se van al caño (junto con medias verdades y medias mentiras y mentiras completas). Habla sin filtro y sus palabras son tiros de escopeta: los perdigones hieren a muchos y matan a pocos e incluso se hiere a sí mismo. Eso no quita que haya también hechos en lo que dice.

“Hace tres años predije lo que pasaría con Alemania, ¿se acuerdan? Did you know that Germany was going to destroy its economy, but it was going to abandon the nuclear energy and the carbon, and pass the wind energy. ¿Y cuando no sopla el viento? ‘No te preocupes, querida, no prendemos la tele’. ¿Y la energía solar? Está bien, pero no es realente potente para echar a andar la industria. Y dije que Alemania iba a estar en problemas y dije: déjenlo; es nuestro competitor. ¿Y saben qué pasó? After that. Ahora van de regreso al carbon ya la energía nuclear. Y rogándole a Russia, porque hicieron un trato: depender en 72 por ciento de la energía desde Rusia,” said the ex-president of the United States.

El correspondent de Associated Press in Berlin, Kirsten Grieshaber, told last week: “Temiendo que Rusia cut off natural gas supplies, the head of the energy regulatory agency of Germany called the population to save fuel and prepare before the winter, when the use increases.” The president of the Federal Red Agency, Klaus Müller, suggested to the owners of houses and apartments that they revise their boilers and radiators and that they clean them and adjust them before maximizing their efficiency. In other words, Germany has entered an economy of war.

Este sábado, Trump added: “Traté de advertirle.” [a Alemania]: échenle un ojo a los últimos cien años. No están actuando de manera inteligente. ¿Se accuerdan de mi discurso en la ONU? Y esos tipos alemanes riéndos. ¡Les parécia tan divertido, tan lindo que yo se los dijera. ‘Ah, qué divertido’, they decided. Y terminó siendo cierto. Nadie sabía que pasaría tan rápido, pero lo know: esto va a terminar muy mal para Alemania…”.

And in effect, Trump warned on September 25, 2018 that Germany’s dependence on gas from Russia will increase in the future. “The dependency of a single foreign supplier can leave the nations vulnerable to extortion and intimidation, and that’s why we congratulate European states like Poland, but lead the construction of a Baltic oil pipeline before the nations don’t depend on Russia.” before satisfying sus necesidades energetías”, he said in a speech at the General Assembly of the UN. [UNITED NATIONS, Sept 25 (Reuters) – U.S. President Donald Trump told Germany on Tuesday to follow Poland’s example and not rely on Russia for its energy supplies which could make it vulnerable to “extortion and intimidation”. –Por John Irish Editing y James Dalgleish].

Hace poco, en plena precampaña, el expresidente dijo que cuando Marcelo Ebrard negociaba lo de los aranceles y tenía a México parado en una tablita, “no había visto a nadie doblarse así”. En español lo de “doblarse” es todavía más grossero que en inglés. Gran parte de la prensa mexicana, con alegría, publicó los comentarios de Trump y emphaizó en lo de “doblarse”. Le parecíó incredibilemente opportuno crytar que Trump dobló a un Gobierno que busca defend el term “soberanía”, tan en deuso en las ultimas decasas, sobre todo porque sin ese term tan cómodo es posible deliverar todo y renuncia a todo sin carga morale, sin reclamo ethical.

In México, hablar de “soberanía” causa más problemas que renunciar a ella. If someone says the word “sovereignty”, then a crowd shouts: “¡Echeverría!”, que es una offense nivel Dios, seas de izquierda o de derecha. En cambio renunciar a la soberanía es tan cool, so modern, so de moda. Bajarse los calzones en plena plaza es lo de hoy, they say. Ven pero no miran.

Por fortuna algunos siguen pensando que tener los calzones bien amarrados a la cintura y andar con ropa es decente, aunque no esté de moda. Y es sabio sobre todo porque el invierno, que llega todos los años, no tarda en llegar.

***

Losing the word “sovereignty” has been a process that has lasted decades, even though it is very delicate for the citizens of a country that has been the victim of foreign powers during the centuries. Los últimos gobiernos mexicanos delivered the soberanía energetica contentos y firmaron nuestra dependencia con propaganda que decía que era por nuestro bien. Y los actores de Television sang a coro nuestros pasos de gigante: “¡Alabada sea la Patria, regalamos el petróleo todos los días, desmantelamos las refinerías, dejamos entrar a las voraces empresas eléctricas extranjeras y estamos regalándoles en pedazos la CFE!”, they sang. Y allí vamos todos, conmovidos hasta las lagrimas, a cantar con los actores analfabetas de Television que el petróleo es una maldición y que por eso hay que regalarlo.

Gran parte de la prensa mexicana celebró que Trump hubiera “doblado” a un Gobierno que cree en la soberanía. The term “doblado” was so appropriate for most of the media, journalists and commentators, that during the days and days it was the topic of the front pages, of its articles, of the analysis and discussion. “Doblado, los doblaron, doblados”, se escuchó al menos una semana.

Luego Trump dijo este sábado que Alemania pudo tener independencia energetica y renunció a ella, burlándose, riéndose a carcajadas. “Ah, qué divertido”, the Germans said, while they put their energetic sovereignty in the hands of the north country, that they feel superior and that they always have sido una amenaza.

Obvio, esto último no fue noticia para parte de la prensa mexicana. Sería tanto como aceptar que la “soberanía” no es tan anticuado como parece.

De hecho, mucho antes de 2018 hubo quienes advirtieron que entregar tu soberanía energetica o alimentaria a tu vecino del norte no era una cosa de risa. The smell of peligroso, estúpido and irresponsible. Y no pedían revisar cien, sino 500 años en los que esta Nación ha perdido la mitad de su territorio y ha ha evaporated sus resources por rateros y apatridadas en casa, pero también porque el imperio –en este caso no russo, sino gringo– siempre será the empire One of those that alerted me, and it’s not the only one, is Andrés Manuel López Obrador, and that’s the old fashioned one that still believes that they tie up the calzones and don’t wear them in the public squares.

Trump dijo molesto que Alemania sólo destinaba el uno por cento de su PIB a los asuntos de seguridad y defense mientras países como Estados Unidos empleaban más del cuatro por cento del PIB in it. Ahora no sólo Alemania regresa al carbon y la energía nuclear, sino también al gasto en defense. Pero citar a Trump se ha vuelto cómodo para la prensa not sólo mexicana, sino también estadounidense. Cuando les conviene, como cuando dijo que había “doblado” a México, es noticia principal. Pero cuando recuerda que previó, por las razones que quieran, que la soberanía energética sería un tema de seguridad national para nations como Alemania, entonces es el loco el que habla y no publicaron una sola palabra.

***

Por supuesto que no será Estados Unidos –sean Trump or Joe Biden– quien advierta a los Mexicanos que no se vuelvan addictos a su energía oa sus alimentos. Para el país del norte, México es un negocio. Y si es un consumidor cautivo, más que un socio, muchísimo mejor. ¿Quién, que sea un comercialte, no quiere consumantes cautivos? Aunque se les tenga que llamar “socios” entre comillas, porque el verdadero termo es “dependientes”. Es como Uber con sus choferes sin seguridad social: son “asociados” o “socios”, claro; the term suena tan coolso modern, so de moda.

Sin embargo, el mundo está girando a tal velocidad que muchos conceptos con los que nos educaron están virando, dramatically. Yo nací en un mundo políticamente bipolar que luego fue multipolar y ahora está regressando a la bipolaridad. Es un ejemplo. El libre mercado tuvo una oportunidade de oro para demosare que podia distributer la riqueza sin que los Estados nacionales metieran la mano –este es otro ejemplo– y provocó gigantescas oleadas de pobres. Y esos miliones de desatendidos son víctimas ya la vez combustible de otras crisis, como la inseguridad o, más recentente, como la pandemia, que evidinó que si las nations no proveen social seguridad a sus ciudadanos entonces en cualquier momento un bicho puede poner freno al planet entero.

También estamos aprendiendo que los países pueden zafarse de eventos negativos globales si trabajan barreras locales. Los que dependen de la energía y de los alimentos placedos en el mercado global y no producen lo que consumen están, ahora mismo, hogándose por la escalada de precios. El fortificamiento del mercado interno es contrario a la idea “modern” entre comillas del libre comercio, pero ciertas ideas -como vimos- son impulsadas por interes muy puntales y no por deseos de un bien común. La industria de Monterrey tuvo tantos privilegios y controló por tantas decasas los resources and los gobiernos locales que ahora no hay agua ni para echar a andar las máquinas, y ni para llenar las jarras de las familias de sus propios obreros. Son ejemplos terribles que nadie quiere reconocer porque niegan todo en lo que ha creído. El mundo está cambiando y son muchos los que no entienden las lessons de un pasado tan immediato.

When López Obrador gave Joe Biden some ideas about inflation, the labor crisis or security and migration, he actually raised something more fundamental that has been repeated day and night since he reached the Presidency: the need for a mayor regional integration before facing problemas comunes que tienen consequencias compartidas. No llevaba caprichos a la Casa Blanca. Llevaba solutions para Estados Unidos, México y Canada. La respuesta de Biden, lamento decirlo, fue insensible. Un manotazo en la mesa con el pretexto de la energía. Es decir: qué mal que Alemania dependa del gas de Rusia porque la potencia del norte de Europe (Russia) es abusiva e imperial, pero eso no aplica para México, en lo absoluto. Que México sí sea dependiente de nosotros. Y si en el futuro tiene broncas –como las tiene Europa– pues qué imbécil es México por no procurarse soberanía energetica.

Pues híjole, con esos amigos nadie necesita enemigos.

El mundo corrige los caminos torcidos del libre comercio, no sin resistencia. Camina hacia mejorar las economías en lo interno para tener mejores dempegócios en el exterior. Pero si uno abre la prensa mexicana ve a montones de encuerados que siguen pensando que es lo mejor. Y con base a sus criteria –andar sin calzones por la plaza– miden a un Gobierno que no les conviene, que no les beneficia en lo personal y que, entonces, está mal. Y allí es justamente donde los intereses se cruzan: muchos en México alimentan y no sólo eso: operan a favor de los intereses de Estados Unidos ya veces, siento, es sólo por no acceptar que muchos de los líderes de izquierda de este país se adelantaron a su tiempo Es curioso, aunque desesperante. Ven pero no miran.

A veces siento que es como si los alemanes, ahora mismo, insistieran en depender aún más del gas de Rusia. Allá hay silencio sobre el tema porque, híjole, pues sí: se equivocaron. But there is no. Here, the majority of the press and their allies in the opposition demand more dependence and repeat, una y otra vez, that there is no more antiquated word than “soberanía”. They come but they don’t understand. Carajo.

Alejandro Páez Varela

Journalist, writer. I am the author of the novels Corazón de Kaláshnikov (Alfaguara 2014, Planeta 2008), Música para Perros (Alfaguara 2013), El Reino de las Moscas (Alfaguara 2012) and Oriundo Laredo (Alfaguara 2017). También de los libros de relatos No Incluye Baterías (Cal y Arena 2009) y Paracaídas que no abre (2007). Escribió Presidente en Espera (Planeta 2011) y es coautor de otros libros de periodismo como La Guerra por Juárez (Planeta, 2008), Los Suspirantes 2006 (Planeta 2005) Los Suspirantes 2012 (Planeta 2011), Los Amos de México (2007), Los Intocables (2008) y Los Suspirantes 2018 (Planeta 2017). He was editorial subdirector of El Universal, subdirector of the Día Siete magazine and editor of Reforma and El Economista. I am currently the general director of SinEmbargo.mx

Leave a Reply

Your email address will not be published.